Tratamiento Psicomotricidad

Los niños y niñas se desarrollan de acuerdo a unas leyes neurológicas, las cuales permiten un progreso desde lo céfalo caudal (desde la cabeza hacia los pies) y de  proximal hacia distal (del tronco a las extremidades), es por esta razón que, por ejemplo, los niños aprenden primero a sostener su cabeza, girarse y con el paso de los meses desarrollan habilidades de lanzamientos, escritura, pintura, entre otros.

Lo anterior aplica para 2 de las 4 áreas del neurodesarrollo o la psicomotricidad, entre las que encontramos, motricidad gruesa, motricidad fina, audición y lenguaje y el área personal social. De acuerdo a estas áreas, existe un estándar en el cual el niño o niña, debe encontrarse de acuerdo a su edad, en cada nivel debe hallarse adquiriendo y desarrollando ciertas habilidades, por cada área, a la par de otros niños de su misma edad.

Cuando un niño no ha alcanzado dichas actividades, se dice que presenta un rezago en el desarrollo psicomotriz. Hay que tener en cuenta que cada niño se desarrolla de forma individual y de acuerdo a los estímulos que reciba de su ambiente. Por ejemplo, un niño que nunca es dejado en el suelo o no tiene suficiente espacio, tendrá mayores dificultades para iniciar y dominar el gateo, en comparación de un niño al cual sus padres motivan para realizar la actividad.

En muchas ocasiones, dichos rezagos pasan desapercibidos, debido a que no difieren mucho de otros niños, y tras algunos meses se nivelan, por esta razón es importante tener controles constantes con los profesionales de la salud que puedan atender a los menores, y evaluarlos de acuerdo a su conocimiento y experiencia.

También es común que un niño se nivele en las actividades, pero saltando u omitiendo una actividad, como caminar sin gatear, lo cual puede producir dificultades en las cualidades físicas, como en la coordinación, por ejemplo, que se manifiestan en edades posteriores. Por esta razón, es importante que los niños cumplan con las actividades más importantes del neurodesarrollo.

Otra razón por la cual un niño puede presentar un rezago en el desarrollo, es debido a patologías neurológicas, congénitas o adquiridas durante o después el alumbramiento, donde además del notorio rezago en las áreas psicomotoras, se encuentran una serie de síntomas propios de cada condición de salud. Entre las más comunes se destacan:

  • Parálisis cerebral
  • Síndrome de Down
  • Hidrocefalia
  • Distrofia muscular

La fisioterapia en el desarrollo psicomotriz:

Como en todas las condiciones de salud, el profesional fisioterapeuta debe realizar una evaluación para tener claridad frente al panorama en el que se encuentra el niño o la niña y, dicha evaluación incluirá:

  • Historia clínica completa, antecedentes pre, peri y post natales, así como antecedentes familiares.
  • Evaluación de las 4 áreas de la psicomotricidad y el desempeño del niño en las actividades correspondientes a su edad.
  • El entorno familiar, social y educativo (si corresponde), y sus respectivos estímulos, facilitadores o barreras.

De acuerdo a la evaluación, el fisioterapeuta llevará a cabo:

  • Un plan de tratamiento para generar las condiciones óptimas para el cumplimiento de los ítems correspondientes a la edad, y de acuerdo a la gravedad de la condición, recomendará una cantidad de sesiones de terapia física, que podrán incluir estimulación adecuada, así como terapia neurológica (Ver en nuestros tratamientos neuro-rehabilitación), según se requiera.
  • Un plan de tratamiento para continuar la estimulación adecuada en niños que se encuentran saludables y en un nivel apropiado de acuerdo a la edad.

Es muy importante seguir las recomendaciones que brindará el profesional, las cuales se basarán principalmente en la generación de los estímulos adecuados para las necesidades del niño, la interconsulta con otros profesionales de la salud ya sea con fines preventivos o de tratamiento, una buena alimentación, ejercicios en el hogar con estimulación sensoriomotriz, e incluso indicaciones de mejor atención y acompañamiento al menor.

Signos de alarma y consulta inmediata:

Existen algunos signos que son considerados de alerta debido a la gravedad de daño neurológico que representa, entre estos encontramos:

  • Perdida de una actividad que ya había sido alcanzada por el niño.
  •  Presencia de actividades reflejas que debieron desaparecer.
  • Movimientos oculares involuntarios.
  • Presencia de un episodio de epilepsia.
  • Aumento o disminución súbita del tono muscular.

La fisioterapia puede tener una gran influencia en el desarrollo psicomotriz de los niños y niñas, y puede intervenir en la adquisición de habilidades para la edad adulta. Siempre es mejor asistir a los profesionales de la salud como forma preventiva o al notar un signo de alarma.

Necesitas ayuda?

El mejor profesional en rehabilitación hará que tu recuperación sea lo mejor.

Dejar un comentario