Fibromialgia

La fibromialgia es una patología que se torna crónica, la cual se manifiesta con aparición de dolor, sensación de cansancio, fatiga y malestar generalizado.

La causa de la fibromialgia no es clara aún, pero se cree que se debe a un procesamiento diferente y exagerado de las sensaciones por parte del cerebro o también conocido como hiperalgesia. Existen condiciones asociadas a la fibromialgia o que pueden desencadenar su aparición como algunas infecciones virales, artritis reumatoide y lupus.

La fibromialgia, no causará daños en el sistema músculo-esquelético, no es una enfermedad progresiva, aunque los síntomas pueden empeorar o no de acuerdo al desarrollo de la enfermedad, un diagnóstico tardío, el inicio del tratamiento, así como momentos específicos, por ejemplo, durante los periodos de menstruación o durante la exposición a temperaturas extremas.

Su sintomatología, aunque es amplia, está acompañada principalmente de dolor sin razón o daño orgánico aparente, lo cual quiere decir que su origen no es ocasionado en los puntos de dolor. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres y, en edades adultas.

 

OTROS SÍNTOMAS DE LA FIBROMIALGIA

Además del dolor que principalmente se localiza a nivel osteomuscular, también se puede presentar:

  • Fatiga
  • Sensación de cansancio
  • Rigidez articular
  • Sensibilidad a los cambios de temperatura
  • Cefaleas (Dolor de cabeza)
  • Mareos
  • Dificultad para dormir
  • Pérdida de memoria
  • Dificultad para concentrarse

Al no existir una causa física, que pueda ser demostrada a través de una prueba o examen diagnóstico especializado, la forma de diagnosticar la fibromialgia es a través de la confirmación de al menos 11 de los 18 “tender points”, los cuales son puntos específicos que generan dolor tras una leve presión; algunos de estos puntos son: zona occipital, trapecios, segunda costilla, glúteos, trocánter mayor, y rodillas.

TRATAMIENTO FISIOTERAPÉUTICO:

Por lo general, una persona diagnosticada con fibromialgia, requerirá de tratamiento para el dolor constantemente y durante su ciclo vital.

Dicho tratamiento se basa en recetas farmacológicas y terapia física con el objetivo de disminuir el dolor, aumentar la capacidad funcional para llevar a cabo las actividades de la vida diaria dentro de la mayor normalidad posible, así como mejorar la calidad de vida y el bienestar emocional.

EL TRATAMIENTO FISIOTERAPÉUTICO PODRÁ INCLUIR ENTRE OTROS MÉTODOS:

  • Educación e información clara al paciente sobre su patología.
  • Uso de medios físicos como la termoterapia.
  • Masaje terapéutico manual.
  • Liberación miofascial.
  • Técnicas de relajación y ejercicios respiratorios.
  • Plan de ejercicio aeróbico.
  • Ejercicios de fortalecimiento muscular.
  • Estiramientos y ejercicios de flexibilidad.

Aunque con mucha frecuencia, los pacientes con fibromialgia, evitan los ejercicios o actividades que demanden grandes esfuerzos físicos, ya que generan más cansancio y dolor, esto solo ocasiona atrofia y debilidad muscular.

Hablar con el fisioterapeuta sobre sus gustos y los ejercicios que más disfruta es una gran ayuda, ya que será posible personalizar la atención y desconectar de la idea de dolor y disfrutar de las actividades. Por ejemplo, en las actividades aeróbicas se puede incluir la natación bajo la técnica de hidroterapia; o incluir ejercicios en bicicleta, clases de danza, entre otros.

Un adecuado plan de entrenamiento siempre tiene en cuenta la capacidad física del paciente y percepción de tolerancia al ejercicio, acompañado de los medios físicos y ayudas farmacológicas para disminuir el dolor durante las sesiones y tener el mejor rendimiento.

Dejar un comentario