Fisioterapia deportiva

En el área de la actividad física y el deporte, hay un gran campo de acción para el fisioterapeuta, quien además de prescribir el ejercicio, debe estar atento a la prevención de lesiones osteomusculares y la rehabilitación de las mismas tanto en los entrenamientos como durante las competencias. 

El objetivo final de la intervención fisioterapéutica en el ámbito deportivo, es la recuperación de las capacidades físicas pérdidas, la disminución del dolor y finalmente, la reintegración del deportista a su disciplina.  

Actividad física para personas no entrenadas: 

Para las personas que no están entrenadas, nunca han realizado ejercicio, o quieren reiniciar este hábito saludable, es recomendable que asistan previamente con un profesional de la salud para conocer su estado físico actual y recibir recomendaciones directas, así como remisiones con otros profesionales como la medicina del deporte y los nutricionistas. 

La actividad física, de acuerdo a la OMS, es entendida como cualquier movimiento corporal que tenga un gasto de energía. La práctica constante de actividad física, ayuda a mantener una calidad de vida óptima, ya que trae consigo beneficios como: 

  • Reduce el riesgo de hipertensión arterial, patologías cardiovasculares, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colón. 
  • Ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades mentales, como la depresión.
  • En los adultos mayores, ayuda a prevenir las caídas. 
  • Ayuda al control de peso y mejora la salud de los huesos y músculos. 

Por otro lado, el ejercicio físico es entendido como una actividad física planificada, estructurada y repetitiva, que tiene una finalidad, ya sea la mejora de la salud o de la apariencia física. Al tener esas características (planificación, estructura y repetición), requiere un plan de entrenamiento, y una prescripción respecto a tipos de ejercicios, duración, y cantidad de veces a la semana, los cuales cambiarán de acuerdo a la adaptación que vaya teniendo el cuerpo; y este es el trabajo del fisioterapeuta. 

Fisioterapia en el deporte:

Una disciplina deportiva es también una actividad física, con las mismas particularidades, pero que además de la mejora de la salud, tiene un propósito competitivo y su finalidad es ganar. Un deporte se realiza siguiendo reglas de juego, y se lleva a cabo en un espacio físico determinado. 

Para este ámbito, es requerido un entrenamiento más riguroso y de alto rendimiento en el que son necesarias cada vez cualidades físicas más complejas como lo son la fuerza, velocidad, resistencia, flexibilidad, equilibrio y coordinación. 

La mejora de cada una de estas cualidades o capacidades física, requiere de un fuerte entrenamiento, con prácticas deportivas que bien pueden centrarse en el trabajo individual o en equipo. Además de los entrenamientos, prácticas y simulaciones, por su finalidad de competencia, los deportistas también se encuentran en mayor riesgo de sufrir una lesión durante los encuentros con otros grupos. 

Lesiones más comunes en el ámbito deportivo: 

Una lesión deportiva se define como una lesión física, molestia o dolor que se produce durante cualquier momento de la práctica deportiva, la cual impide un correcto funcionamiento del segmento corporal, ya sea al desempeñarse en movimientos propios de la disciplina deportiva o en actividades de la vida diaria. 

Por lo común, una lesión deportiva puede ser originada por dos motivos, la primera debido a un impacto directo sobre cierta zona, conocido como traumatismo; y la segunda conocida como lesión por sobrecarga o estrés, la cual hace referencia a micro traumatismos que suceden siempre en el mismo punto y son a causa de movimientos repetitivos. 

Las lesiones de tipo deportivas, generalmente van a comprometer el sistema músculo esquelético y sus componentes, como huesos, cartílagos, tendones, cápsulas articulares, ligamentos, músculos; aunque existen casos en que un traumatismo pueda lesionar un nervio y derivar en un daño nervioso periférico.

 

De acuerdo a lo anterior, las lesiones más comunes en el ámbito del deporte son: 

  • Hematomas: Coloración bajo la piel, causada generalmente por un golpe directo que causa un pequeño sangrado interno.
  • Cortes y abrasiones en la piel: Se dan normalmente por fricciones contra superficies duras o rozaduras constantes de materiales como la ropa deportiva, generando un daño en las primeras capas de la piel. 
  • Tendinitis: Inflamación de los tendones, los cuales unen los extremos musculares al hueso, se produce por lo común, por movimientos repetitivos o uso excesivo de una articulación. 
  • Esguinces: Lesión ocasionada por una distensión de un ligamento o su ruptura. Se acompaña de una sensación de inestabilidad, dolor, inflamación y en algunas ocasiones de coloración o hematoma. 
  • Luxaciones: Este tipo de lesión deja inmovilizado el segmento ya que uno de los huesos se separa de la articulación que hace parte, también es conocida como dislocación.
  • Fracturas: División de un hueso en dos o más partes normalmente debido a un golpe, pero otras causas también están asociadas como una enfermedad degenerativa. 

Prevención de las lesiones deportivas: 

Existen diversas estrategias que son llevados a cabo y en algunos deportes ya se encuentran dentro de los protocolos de entrenamiento, por su alto impacto en la reducción de una lesión deportiva, estos son principalmente: 

  • Calentamiento: La clase de calentamiento y su duración depende del tipo de ejercicio físico que se va a realizar, pero en general consta de un momento de calentamiento general con alguna actividad aeróbica, un calentamiento articular y por último un calentamiento propio de la disciplina deportiva. 
  • Estiramiento: Estos pueden ser realizados al inicio de la actividad física, como parte del protocolo de calentamiento o al final como vuelta a la calma. Su práctica ayuda en los procesos de recuperación muscular y evita lesiones por elongación. 
  • Entrenamiento de propiocepción: Su entrenamiento está muy relacionado con la toma de conciencia del propio cuerpo y el equilibrio, normalmente se entrena con mayor enfoque en los miembros inferiores, y ayuda a la prevención de lesiones ligamentarias. 

Rehabilitación de las lesiones deportivas: 

Como se mencionó previamente, existen muchos tipos de lesiones y estas pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, por lo que su manejo depende no solo de esos factores, sino también del tiempo de evolución y la gravedad de la misma. Sin embargo, en casi todas las lesiones se seguirá un protocolo de rehabilitación que abarca: atención de primeros auxilios, manejo del dolor y la inflamación, rehabilitación activa y acondicionamiento físico que incluye paulatinamente la reintegración al deporte. 

Por último, se debe recordar siempre que existen técnicas que evitan una lesión deportiva y que éstas nunca deben subestimarse; así mismo, las lesiones no solo ocurren en deportistas de élite, también pueden aparecer en los amateurs y las personas que apenas inician una modalidad de actividad física. 

La aparición de dolor, inflamación, pérdida de la movilidad o sensibilidad, tras una actividad deportiva, siempre serán un signo de alarma para ir en búsqueda de un profesional de la salud. 

 

Necesitas ayuda?

El mejor profesional en rehabilitación hará que tu recuperación sea lo mejor.

Dejar un comentario